11ª Edición


 

Llegamos a esta edición de El Rinconcillo de Cristobica con la certeza de haber realizado las tareas inherentes a una correcta gestión desde su inicio hasta la fecha. Modestamente creemos conseguidos y consolidados los objetivos y anhelos planteados en su origen.

Llegar vivos y con mucha salud titiritera es un logro que nos congratula. Mantener perenne la herencia intelectual, la memoria y los postulados de tradición y contemporaneidad de nuestros mentores rinconcillistas, Lorca, Falla y Lanz, ha sido y es la tarea constante que sostiene y alimenta a cada uno de los festivales programados.

Con once años a sus espaldas, El Rinconcillo de Cristobica es ya una referencia en el ámbito nacional de las artes escénicas y en la historia mas reciente del teatro de títeres de este país.

En el programa del undécimo “Rinconcillo” se jalonan un amplio abanico de compañías y propuestas con referencias, estilos y técnicas variadas. Desde espectáculos que se nutren de la tradición más popular a otros donde el tratamiento técnico y conceptual se deriva de una apuesta por una estética de absoluta actualidad. Títeres de cachiporra, de hilos, de sombras, manipulación de objetos, etc, se van entrelazando a lo largo de estas dos semana para que pequeños y mayores puedan disfrutar y descubrir el gran potencial que representa el pequeño-gran espectáculo del títere en cualquiera de sus modalidades.
Un total de once compañías, ocho de procedencia nacional y tres con marchamo internacional (Italia, Portugal y Rusia) conforman este año el programa de El Rinconcillo, al que hay que añadir el delicioso trabajo, como viene siendo habitual del Taller-Muestra La Poética en Sombras realizado por escolares de Valderrubio a lo largo del festival y su presentación pública sirven de colofón del mismo.

El éxito en la anterior edición de la Cia. italiana Girovago e Rondella ha propiciado que este año inauguren el festival, con el estreno de su nuevo espectáculo Quadri. La tradición popular del cachiporra estará representada por la compañía portuguesa SA Marionetas con su Don Roberto, gemelo ibérico de nuestro Don Cristobal. Y como colofón la delicatessen de Go! de la rusa Polina Borisova, intenten no perdérselo.

Manitas de Cerdo nos ofrece la premiada obra ¡A comer!!, una divertida historia sobre la ternura y sensibilidad de los ogros monstruosos.

Mimaia narra de manera deliciosa con Adiós, Bienvenida, los inevitables ciclos de la vida. Y no podía faltar una propuesta donde la música culta constituye el soporte referencial de un espectáculo, como defendieran Falla, Lorca y Lanz y esa propuesta la presentan la compañía granadina Claroscuro con Yo soy la locura, una obra con tintes históricos y músicas origínales del siglo XVII, interpretadas en directo.

La historia de Pinocchio es un tema recurrente a largo de la historia de este festival, una vez más apostamos por una versión muy, muy sugerente, en este caso con la potente puesta en escena de la compañía La Baldufa.

Palabras de caramelo de la Cía. María Parrato es la apuesta por la historia de personajes supervivientes en un medio hostil con recursos esenciales y básicos. Desde la poética visual, un toque de atención
para conciencias acomodadas.

Completan la programación del festival las compañías granadinas Siesta Teatro con Oink Oink Ink, a la que se le suma el estreno del nuevo espectáculo de la compañía Baran Puppet, Un viaje invisible y la histórica compañía Titiritrán con su última producción Rebelión en el circo.