9ª Edición


Porque ya los fundadores del teatro español contemporáneo —Valle Inclán y García Lorca— comprendieron la importancia de volver continuamente al tinglado de la antigua farsa, aquél de donde han de partir y donde ha de beber cualquier tipo de expresión dramática que pretenda ser auténtica, viva, implicada con los retos del mundo actual. Por eso resulta consustancial al teatro de títeres la obligación de evolucionar, de estar en una constante experimentación que sirva de laboratorio en el que se gesten las otras formas de drama, sus hermanas supuestamente mayores.

En la edición de este 2013 vamos a tener la oportunidad de ver compañías como Ymedio Teatro, que fusiona el teatro de calle con el de sala, y otras como la francesa de La Pendue, que nos recrean el Polichinela de la Comedia del Arte italiana. Rodorín Teatro, por su parte, conjuga títeres, libros, narraciones tradicionales y contemporáneas con objetos cotidianos a los que manipula hasta convertirlos en personajes de la propia historia. Los grupos Bululu y La Canela nos devuelven a la narración pura de una historia. Sofie Krog nos presenta su primer trabajo en compañía de David Farazo en el que crea un universo en el que desplegar los diversos aspectos de la naturaleza humana. Y, por último, los granadinos Titiritrán nos transportan al universo de la infancia, punto de partida de un metafórico viaje de iniciación.